lunes, junio 27, 2005

Padre e hijo, unas bendiciones y la vida

Goze' paseando el dia con mi unico hijo, quien le llamo en mis cuentos, Altgeld. Tiene apenas treinta meses de edad. Suelo decir a la gente, cuando preguntan, que va a tener tres anyos en octubre, en el dia de Unificacion de Alemania. Es decir, el aniversario de la tumbada de la Muralla de Berlin.

Nos paramos unos minuticos al lado de la carreterra entre nuestro pueblecico y la gran carreterra que menea hasta la Gran Ciudad. Fue un lugar bien aislado, pero que sufre un trafico constante pero erratico. Habia pensado que hubo una tortuguita al lado del camino (se dice en ingle's, "the shoulder of the road." No fue' nada sino un trozo de llanta de un camion. Pero encontre' una ranita muerte, que mostre' al Altgeld, que estuvo bastante impresionado con los restos del desfortunado bactraciano.